Hablemos de Sexualidad / ITS /

Enfermedad Pélvica Inflamatoria

Regresar a: ITSRegresar a: Hablemos de Sexualidad


Enfermedad Pélvica

Inflamatoria


Es una infección muy grave que daña los órganos reproductivos femeninos. Es causada por otras infecciones que están bajo la clasificación de ITS, éstas son la clamidia y gonorrea.

Conocé algunos Síntomas generales:

En algunos casos no presenta síntomas, pero por presentar esta característica la infección avanza y empeora. Cuando se manifiesta se presenta de la siguiente manera:

  • Flujo vaginal inusual.

  • Sangrado y dolor entre períodos menstruales.

  • Dolor en la parte baja del abdomen.

  • Fiebre, escalofríos.

  • Dolor durante las relaciones sexuales.

  • La infertilidad y los embarazos ectópicos (fuera del útero) son complicaciones que se presentan si no es tratada a tiempo.
¿Existe tratamiento para la enfermedad pélvica?
  • Pueden recetarte antibióticos. Pero para ello debés ir al médico y hacerte revisar y que valoren tu condición de salud.

  • Reposo en cama y no tener relaciones sexuales por un tiempo porque puede agravar la situación. Si empeorás es posible que debás someterte a una cirugía para reparar o extraer los órganos reproductivos.
¿Qué hago si sospecho o descubro que tengo una ITS? ¿Dónde puedo acudir?


Dos son las recomendaciones que debes seguir en este caso:

  1. Si sospechás, acudí inmediatamente a una Unidad de Salud para ser atendido/a por un o una especialista (atención médica integral y confidencial donde se respete tu privacidad).

  2. Cuando estás pasando por la situación de contagio, no te enfoqués buscando culpable o responsabilizando a otras personas; vos sos el único/a responsable porque sos vos quien debe cuidar su cuerpo. Lo ideal sería comunicárselo a las personas con las que has tenido contactos.

Tomá Nota: Debés buscar apoyo psicológico ya que será una etapa difícil por la que pasarás y si contás con la debida asesoría e información comprenderás mejor las causas que generaron la problemática y consecuencias que conlleva, así sabrás cómo debés actuar y qué actitud tomar para salir adelante.

Acá te dejamos algunas ideas para que tomés en cuenta cuando de ITS se refiere:

  • Habla sobre el tema: Si tenés preguntas, sobre síntomas, tratamientos y prevención, hablá con el personal de la Unidad de Salud. También podés buscar información en Tomá Nota y conversar con uno/a de nuestros especialistas. Estos harán posible pasar este momento de la mejor manera.

  • Si vos y tu pareja ya tienen relaciones sexuales, es necesario que ambos se hagan controles médicos periódicamente. Existe la posibilidad que con tu pareja experimenten juegos sexuales u otras maneras de tener intimidad sexual que no implique contacto genital o penetración.

  • Si te diagnosticaron mediante pruebas médicas una ITS y te indican y facilitan el tratamiento, tomatelo exactamente como lo indique tu médico. Si tenés pareja explicale que debe tratarse también y realicen los exámenes y controles necesarios. Hay que asegurarse que la ITS esté bajo control.

  • Si adquirís una ITS no curable (virus), debés saber que pueden ser controladas con el debido apoyo y seguimiento médico, entre ellas: el herpes, el VIH o el condiloma acuminado (Virus del Papiloma Humano), debés tomar medicamentos para controlar su avance. El personal de la Unidad Médica puede orientarte sobre cómo evitar que transmitás la infección a tu pareja sexual.

Mito:


“Si ya tuviste una ITS no volvés a adquirirla ni esa ni ninguna otra.”

Realidad:


Falso. Si eres una persona que ya tuvo una ITS y te curaste, podés volver a adquirirla si tenés relaciones sexuales sin condón. El condón es el único método que te protege.


Recomendaciones a tomar en cuenta para la efectividad del tratamiento de ITS:
  • Tomate TODOS los medicamentos que te den, aunque te empecés a sentir mejor antes de que se te acabe la medicina.

  • Hablá con un/a profesional de la salud sobre cuándo podés volver a tener relaciones sexuales siguiendo las medidas de protección que te indiquen (uso del condón entre otras). Esto evitará los riesgos de una reinfección.
  • Nunca te AUTOMEDIQUÉS, no tomés la medicina de otra persona, ni ofrezcás de la tuya a otros. Recordá que la efectividad del tratamiento depende de cumplir la dosis indicada.

  • Cumplí con las consultas de seguimiento y control (exámenes) que el médico te indique.

  • Las ITS no desaparecen solas. Sin tratamiento, la infección permanece en el organismo y puede causar problemas permanentes en tu salud o podés transmitirla otras personas.

Recomendación: Si necesitás profundizar sobre las ITS (todas o una en particular) te invitamos a conversar con nuestros especialistas; ellos aclararán tus dudas y responderán cada una de tus preguntas, de igual forma te pueden referir a algún centro de atención si así lo deseas.

La conversación es vía Chat anónima y confidencial.

Regresar a: ITSRegresar a: Hablemos de Sexualidad