¿Qué harías si encontrás a tu hijo o hija masturbándose?

Seguramente te llevarás un tremendo shock, vas a sentir vergüenza y no saber que hacer en el momento y aún después.


Posiblemente como muchos padres o madres, podría reaccionar de la manera menos adecuada, en algunos casos con rabia, porque nos han enseñado que es algo “malo”, “que es pecado”, “sucio”, sin embargo, es algo completamente natural y debés prepararte porque esta situación te podría suceder y debes estar listo para brindarle la orientación pertinente.

Lo primero que debes hacer es no alarmarte, ni castigarle…. Respira profundo y busca el momento más adecuado para hablar del tema. Podés iniciar diciéndole que entendés la etapa por la que está pasando (adolescencia o juventud) y que también la viviste, que tuviste dudas, inquietudes y que experimentaste que es algo normal y que no es malo.

Explica que la adolescencia es una etapa de muchos cambios, deseos, anhelos y sueños. Decíle que en esta etapa es normal querer conocer su cuerpo y que la masturbación es una de las maneras de hacerlo desde uno/a mismo/a. La masturbación no es más que la autoestimulación a los órganos genitales provocando sensaciones agradables.

Es importante al conversar con ellos recomendarles que si van a masturbarse lo hagan en privado, con las manos limpias y sin prisa. Hay que hacerles ver que la masturbación es un acto común en la adolescencia y juventud pero que es algo natural en cualquier edad, aclárales que un adulto también puede masturbarse y no hay problema siempre y cuando lo haga en privado y esto no afecte o perjudique a terceros.

Invita a tu hijo o hija a buscar información sobre la masturbación y que la comparta contigo para aumentar sus conocimientos de manera conjunta. Si tienen alguna interrogante podés conversar con nuestros especialistas en línea a través del Chat de TOMÁ NOTA.