¿Qué hago si mi hija o hijo tiene novio/a y no me lo ha dicho?

Generalmente, este es uno de los casos que las hijas, sobre todo, pero también los hijos ocultan a sus madres y/o padres ya sea por vergüenzas o miedo.


Si nos damos cuenta que esto sucede y aún no nos lo han confesado, es importante empatizar con ellos y recordar cuando tuvimos su edad, como nos hubiese gustado sentirnos con nuestros padres respecto a ese tema, como nos hubiese gustado ser comprendidos/as.

Entonces, si lo que identificamos que nuestra hija/hijo podría tener es vergüenza, debemos crear un ambiente propicio de confianza y respeto antes de abordarlo con ella o él; pero si identificamos que su sentimiento podría ser de miedo a contarlo, primeramente, debemos evaluar nuestro comportamiento hacia él/ella, identificar porque podría tener miedo y luego para poder abordar el tema, debemos crear un ambiente de confianza, respeto y conversar sobre las razones de su comportamiento.

TOMÁ NOTA de esto: Mostrar interés afectivo o emocional por personas del sexo opuesto es algo más que normal no solo en la adolescencia o juventud también en la etapa adulta; lo que sucede es que en la adolescencia es más emocionante porque muchas veces lo haces a escondidas de tus padres queriendo mantener ese acercamiento amoroso en secreto. Nos pasa a todos y a todas.

Como padres nos daremos cuenta cuando nuestro hijo o hija está en una relación amorosa por todos los cambios que estos tendrán, no te asustes si te dicen: mamá ¿Puedo invitar a un compañero/a, amigo/a la casa? E ingenuamente le dirás: claro que sí, pero con el tiempo te darás cuenta que ese/a compañero/a es algo más que su amigo/a ; en ese momento es pertinente y significativo respetar los sentimientos de tu hijo o hija pero también debes hablar con ellos y acordar normas, compromisos y valores para que tengan en cuenta en su relación amorosa.

Debes reconocer el momento más adecuado para abordar temas sexuales con tu hijo o hija más ahora que sabes que está en una relación amorosa. Debes ser inteligente, invita a la pareja de tu hijo o hija a tu casa y aprende a conocerle, saber que le gusta o le disgusta, pero sobre todo entabla una relación con ellos basada en el respeto y la confianza ante su relación.