¿Cómo identifico que soy víctima de violencia?

Existen diversas maneras y múltiples formas de demostrar amor a tu pareja sentimental (novio/a, esposo/a, etc.). Pero definitivamente controlando sus comportamientos y actitudes no es una de ellas; eso solo demuestra y evidencia tu inseguridad y desconfianza, además es una falta de respeto a su privacidad, intimidad e integridad como persona.


Sabemos que el amor entre una pareja provoca una revolución de emociones y sensaciones; lo importante es buscar equilibrio emocional.

Pero qué pasa cuando algo en la relación de pareja deja de funcionar como debe (según una de las partes) y comienzan a manifestarse actitudes negativas en la convivencia. ¡Cuidado! Estás a las puertas de la violencia en la pareja.

¿Cómo saber si estoy en una relación violenta?

Cuando se habla de relaciones violentas lo primero que se viene a la mente son imágenes de una pareja que golpea, grita o abusa. Pero si alguien te gusta o sentís amor por una persona, podés verla no tan imperfecta e incluso justificar comportamientos agresivos o violentos.

Es importante que aprendás a identificar situaciones de riesgo que pueden amenazar tu integridad física y emocional. Acá te dejamos algunas de esas situaciones indicativas de violencia en tu relación de pareja:

  • Llamadas constantes: Pensás que se preocupa por ti y quiere saber cómo estás. Pero si las llamadas son muchas y a cada rato entonces eso no es preocupación, es control. Recordale que tenés una vida que debés atender y que él o ella no es dueño/a de tu tiempo.

Poné atención cuando comience a preguntarte: ¿Dónde vas? ¿Con quién? ¿A qué hora regresás? ¿Qué vas a hacer? ¿Puedo acompañarte? Con solo un par de veces que respondás a estas preguntas, esa persona creerá que vos tenés la obligación y él o ella el derecho de manejar siempre este tipo de obligación.

Tomá Nota: En una relación de pareja el pilar fundamental es la confianza y la buena comunicación.
  • Celos: Piensas que lo hace porque te ama, pero lo que demuestra en realidad es su inseguridad.
  • Burlas y bromas pesadas: Te hace sentir mal con sus comentarios. Siempre te encuentra defectos. cuestiona ¿Cómo te vestís? ¿Por qué te maquillás? ¿Cuánto pesás? Minimiza tus logros y maximiza tus errores.
  • Chantaje emocional: Te produce sentimientos de culpa cuando no hacés lo que quiere. ¿Amenaza con suicidarse si le dejás?
  • Revisa tus cosas. Revisa tu celular para saber con quién hablaste, escribiste y que dijiste, quiere tu clave del Facebook, la clave de tu correo electrónico para revisarlos. Te dice: ¿Por qué tenés tantos amigos en el face? ¿Si leíste mi mensaje por qué no contestás? ¡Debés borrar a esa amiga del face!
  • Amenaza con golpearte y luego promete cambios que no cumple: Te dice ¡Pero no me provoqués! ¿Qué ganás llevándome la contraria?! ¡Si hacés eso ya sabés a lo que te atenés!
  • Te obliga a tener relaciones sexuales o realizar prácticas sexuales que no te gustan: Piensa y te dice que es tu obligación como su pareja y que si no querés se buscará a otra u otro.
  • Todo el tiempo te amenaza para que pensés, hagás y actués como él o ella quiere: ¿Tengo unas fotitos que te comprometen? ¿Nadie te quiere como yo?

¿Qué puedo hacer?

Si estás en una relación violenta recordá que no tenés la culpa, no te está pasando esto porque lo merecés.

  • Alejate de esa persona que te hace daño y contale a una persona de confianza. Recordá que podés recurrir a tu familia, tus verdaderos amigos/as o a la Policía.
  • Cortá toda comunicación, bloquealo del FB y del WhatsApp y correo electrónico.
  • Cambiá tus contraseñas de las redes sociales y el correo electrónico.
  • Si no deja de amenazarte hay leyes que te protegen y están a tu disposición. Considerá hacer una denuncia y lleva esa acción a la práctica.
  • Retomá tu vida. Disfrutá de las cosas o amistades que dejaste de frecuentar y has las cosas que solías hacer cuando esa persona no estaba en tu vida (bailar, correr, ir al cine). Animate a experimentar cosas nuevas y divertite.
  • Date un tiempo y cuando te sintás sanada y segura podés intentar una nueva relación de pareja basada en el respeto mutuo y esta vez no supongás nada, conversalo y deja claro todo por pequeño que sea el asunto o situación.