Internet y sexualidad

El internet puede ser un lugar o más bien un recurso divertido, entretenido, informativo y muy educativo (como este sitio web de Tomá Nota), si vos aprendés a administrarlo adecuadamente (en cuanto a tiempo y contenido), pero también se puede convertir en un lugar peligroso… nunca sabes qué o a quién encontrarás.


Redes Sociales: Un espejo de ¿La realidad?

¿Qué puede pasar tras un celular?

Cuando hacés uso de cualquier red social te exponés a todo tipo de situación e incluso atentás contra tu propia vida, porque no conocés las intenciones de la persona que se encuentra al otro lado de la computadora y con quién conversás, llamás “amigo/a” y ni siquiera la has visto personalmente.

Te pueden decir cualquier cosa y no contás con los recursos para comprobar su veracidad porque incluso las evidencias que te puedan enviar tienden a ser en su mayoría falsas.

Una situación que se ha proliferado como resultado del acceso de las masas al internet es el incremento de las relaciones sexuales entre personas que se contactan por esta vía, conversan por un tiempo, acuerdan conocerse y tener relaciones sexuales.

Debés saber esto, ya que puede pasar: En muchas ocasiones se han visto ejemplo de adolescentes y jóvenes que se contactan con personas que se hacen pasar por quien no son y mediante mentiras y engaños les piden conocerse y a la hora de llegada los obligan a tener relaciones sexuales con ellos.

¿Cuál es el error más grande que cometen los adolescentes y jóvenes, y en general todas las personas en la red?

Brindar información muy personal e íntima en las redes sociales, aceptar invitación de amistad de cualquier desconocido e incluso publican todo tipo de fotografías que fácilmente una persona interesada en vos recopila, la ordena y sabrá tu rutina diaria.

Solo hace falta el propio cuerpo y un celular o una computadora para hacer Sexting.

¿Pero que es el sexting?

Esto es, enviar mensajes, fotos o grabaciones (de audio o video) eróticas o sexuales de uno mismo o captadas de otra persona a través del teléfono o Internet.

Muchas personas piensan que esta práctica se trata tener relaciones sexuales seguras, porque no hay posibilidades de un embarazo o de adquirir Infecciones de Transmisión Sexual o el VIH.

¿Cuáles son los riesgos?

Una vez que enviaste el material, perdés el control sobre este y abrís la posibilidad que se difunda de manera masiva y rápida. Incluso aunque compartás fotos eróticas solo con tu pareja actual, las consecuencias de esto pueden ser graves. La mayoría de revelaciones o publicaciones de material erótico suelen hacerlas ex parejas como un desquite, así que pensalo bien antes de enviar este tipo de material.

Además, este contenido erótico, una vez que lo enviaste por internet o compartiste en alguna red social puede ser utilizado por otras personas, incluso compañeros, compañeras, familiares o amistades, para chantajearte, amenazarte, obligarte a hacer algo que no querés o acosarte sexualmente, a eso se le conoce como Cyberbulling.

También existe el Grooming, que es cuando una persona adulta se hace pasar por niña, niño, adolescente o joven para entablar una amistad con vos para luego hacerte chantajes u obligarte a realizar algún acto sexual en contra de tu voluntad. Este tipo de situación es más común de lo que pensás, lo que sucede es que aún hay miedo en hacerlo público.

Y, por último: si alguna vez te llegan ese tipo de mensajes y contenidos a tu correo electrónico o a tus redes sociales, NO LOS DIFUNDÁS. Ponele fin a la cadena de acoso. Alguien te lo agradecerá muchísimo.

Es frecuente la búsqueda de pornografía o porno como se le conoce, son imágenes o videos de contenido sexual explícito específicamente por el internet.

La pornografía puede ser usada como una herramienta para obtener placer en el marco de las fantasías sexuales, pero no es una buena forma de aprender sobre relaciones sexuales; éstas solo tergiversan la realidad y les quitan el sentido positivo a las relaciones sexuales aumentando el morbo.

Tomá Nota:

Lo que ves en una fotografía o video porno, es ficción, nunca una realidad. Quienes aparecen son actores y actrices que desarrollan un personaje que no existe, igual que en otras películas; lo que ves es falso, fruto de la imaginación del guionista o el director, así que no lo tomés como un referente de la realidad y menos cuando de relaciones sexuales se trata.

La pornografía está ahí accesible a todo público y al alcance de un Clic y probablemente la vas a ver te digan lo que te digan. Así que solo recuerda esto: ¡se trata de ficción!

¿Sabías qué existe la pornografía infantil?

La pornografía infantil son imágenes, audios o videos de contenido sexual cuyos personajes son niños y niñas (personas menores de 15 años) y es utilizada con un fin lucrativo; existe un mercado que gusta por adquirir este tipo de material para saciar su morbo y provocarse placer con este material.

¿Es penalizado?

Sí, por las leyes de Nicaragua y del mundo entero. En Nicaragua la pena máxima por este delito según legislación nacional es de siete años de cárcel. También hay cargos por divulgación y posesión de pornografía infantil.

Recordá esto:

Todos y todas podemos ayudar a erradicar la pornografía infantil. Este tipo de material es una brutal violación de los derechos humanos de niños, niñas y adolescentes y no podemos aceptarla ni permitirla de ninguna manera.

Es de suma importancia que vos sepás esto: Los niños, niñas y adolescentes que aparecen en este tipo de material son obligados a realizarlos, muchos de ellos secuestrados para tal fin y otros que acceden a hacerlo para ganar un poco de dinero y así ayudar a sus familias; éste último ejemplo es producto del nivel de pobreza que existe actualmente.

Si eres menor de edad o conocés a un menor de edad que puede estar pasando por esa situación apóyalo, conversá con un adulto con quien tengás confianza, él o ella te ayudará

Si descubrís que alguien realiza o ve este tipo de material, lo mejor que podés hacer es denunciarlo a la policía. Estarás ayudando a que miles de niños, niñas y adolescentes sean rescatados de la explotación, violencia y trabajo sexual.

Si necesitás o deseás más información para comprender a fondo este tema, podés contactarte con uno de nuestros especialistas vía Chat, él o ella aclarará tus dudas y te brindará la información o apoyo que necesités.

Si sos un adolescente o joven y estás interesado en hacer del internet un lugar seguro y confiable, podés apoyar haciendo lo siguiente:

  • Cuando navegués y te relacionés con otras personas en Internet y sus distintas redes sociales, poné realmente todo tu empeño para no causar daño a nadie y para mantenerte alejado/a de situaciones que atenten contra tu integridad física y mental. No creás nada de lo que te digan, no aceptés invitaciones de extraños que quieran ser tu amigo en red social, no accedás a encuentros con personas que no conocés o no has visto nunca.
  • No enviés nunca fotografías tuyas, de tus familiares o amigos sin el permiso de tus padres. Esto es lo recomendado, pero como sabemos que es muy difícil cumplir este aspecto entonces te sugerimos que si vas a compartir fotografías las seleccionés muy bien antes de enviarlas y sobre todo compártelas solo con personas que en verdad conozcás y confiés en ellos/as.
  • No des nunca a personas que no conozcás información personal como: nombre completo, dirección de tu casa, número de celular o convencional, nombre y dirección del colegio donde estudiás, quienes son tus familiares o amistades (por medio de ellas pueden llegar a vos).
  • No aceptés citas o encuentros con personas que no conocés y avisá inmediatamente a padres, tutor, profesores o algún adulto en quien confiés. Recordá que hay personas que no siempre son lo que dicen ser; por ejemplo, alguien te puede decir que es un adolescente de 15 años y en realidad ser un adulto de 45 que quiere conocerte y mediante engaños hacerte algún mal.
  • Desconfiá de personas recién contactadas en la red social que quieran verte por medio de la cámara web del computador o que encienden su cámara sin que lo hayás pedido.
  • Respetá la información que tenés de tus amigos y no la publiqués en Internet sin su autorización.
  • No compartás con nadie (ni con tus mejores amigos/as) a no ser que sea con tus padres la contraseña de tu correo electrónico y redes sociales. Esto evitará que roben tu identidad creando perfiles falsos y utilizando tus fotografías.
  1. Al crear una cuenta de correo electrónico o en una red social asegurate que tu contraseña sea fuerte y difícil de averiguar, debe contener al menos 8 caracteres que incluyan una combinación de números y letras.
  2. Si tenés abierto tu correo o red social y ya terminaste de utilizarla asegurate de cerrarla correctamente antes de apagar el equipo de cómputo.
  3. No realicés operaciones en Internet que cuesten dinero, sin el permiso de tus padres.
  4. No respondás mensajes que sean agresivos, obscenos, amenazantes o que te hagan sentir mal o en algún tipo de peligro.
  5. No respondás correos electrónicos, mensajes de WhatsApp o Messenger de personas que no conozcás personalmente.
  6. Cuidate en los ambientes tecnológicos como lo harías cuando salís a la calle; utilizando tu criterio para seleccionar los sitios que visitás en la Red y las personas con las que interactuás.
  7. No le permitás a tus amigos por Internet, cosas que no les permitís a tus amigos del colegio o del barrio.
  8. Configurá tus Redes Sociales para que solamente tus amigos/as puedan ver y comentar las fotos e información que publicás.
  9. Aceptá solicitudes de amistad en redes sociales que provengan únicamente de personas conocidas, como amigos del colegio, del barrio o trabajo.