...

Me cuido


¿Cómo puedo cuidar mi cuerpo?

El cuido de tu cuerpo es responsabilidad tuya, debés aprender y reconocer cuando algo no está funcionando normalmente en ti y buscar ayuda de profesionales, por ejemplo:

  • Debés ir al médico si tenés un dolor o molestia en alguna parte del cuerpo; no debés auto medicarte eso puede empeorar la situación.
  • Si tenés tu primera menstruación debés acudir a la consulta ginecológica para que en esta te expliquen qué sucede con tu cuerpo, si presentás un ciclo menstrual regular (de acuerdo a revisión médica) y lo que podés hacer si tenés dolor abdominal durante los días de sangrado menstrual.
  • Aunque es poco frecuente, los hombres también deben acudir a una consulta médica si tienen dudas sobre su eyaculación y proceso de cambios.
  • Si tomaste la decisión de tener relaciones sexuales, antes de hacerlo visitá al médico o médica para que te sugiera que método anticonceptivo podés usar (seas varón o mujer), porque recordá, si ya estás eyaculando y ella menstruando pueden quedar embarazados. Preguntate ¿Estoy lista/o a mi edad para afrontar un embarazo y asumir la responsabilidad de un hijo o hija?
  • Podés asistir al Centro de Salud acompañado de un familiar o solo/a, como tu decidás está bien. Si decidís ir con un familiar te recomendamos que esta sea la persona con quien más confianza tengás para que evités incomodidades o reproches.
  • No importa la edad que tengás, si deseás o necesitás atención médica nadie puede negártela y además debe ser brindada de forma respetuosa, cálida, diferenciada, amigable, confidencial(secreta), humanizada y en base a derechos.

Acá te dejamos algunos de tus derechos al visitar una unidad de salud en busca de su servicio y apoyo:

  • Todo lo que ahí se habla con él o la médica ahí se queda; es un secreto entre ambos (confidencialidad).
  • Debés recibir una atención diferenciada de acuerdo a tu edad y debe caracterizarse por ser una consulta amigable.
  • Al hablar, los médicos deben escucharte atentamente para entender el porqué de tu visita, de igual manera debés atender vos al momento de sus explicaciones e indicaciones. Es responsabilidad del personal médico darte un diagnóstico y en base a lo que salga en la evaluación clínica, el prescribirte un tratamiento si fuese el caso, pero no pueden influir en las decisiones que tomés durante o tras la visita.
  • Nadie puede juzgarte: Las y los profesionales de la salud están para ayudarte y es su responsabilidad brindar atención con calidad y calidez. Si sentís que de alguna manera sos juzgado/a exige ser tratado/a por otro/a profesional.

Para vos chavala que estás interesada en una consulta ginecológica te dejamos esta información:

  • La persona especializada en el funcionamiento y enfermedades del aparato reproductor de la mujer, así como de algunos aspectos del embarazo y parto es él o la ginecóloga.
  • Durante la consulta ginecológica, la médica te hará una serie de preguntas sobre tu cuerpo y tu vida sexual (si es que ya la iniciaste).
  • Luego te realizará un examen físico de los genitales y los senos. Aquí es mejor no tengás vergüenza, así que es importante que no te olvidés de ningún detalle de lo que te está pasando y hagás todas las preguntas que necesités.

Es una técnica mediante la cual el profesional de la Ginecología, introduce dos dedos en la vagina para examinar el útero, las trompas y los ovarios.

Comprendemos que estés nerviosa si vas a practicarte este procedimiento o igual si es tu primera consulta ginecológica, pero intentá relajarte para que no sea una experiencia dolorosa, molesta o que te avergüence. Siempre tenés la opción de hacerte acompañar de un familiar o una amiga muy cercana y en quien confiés.

Es un examen médico en el que se toma una muestra del tejido que hay en el cuello del útero. Esa muestra es enviada a un laboratorio y analizada. Debés hacerte este examen como parte de un chequeo de rutina anualmente, una vez que ya iniciaste a tener relaciones sexuales y en casos especiales en los que haya indicios de cáncer, aunque no hayas comenzado a tenerlas.

El o la médica especialista también realiza un examen manual de los senos para detectar algún abultamiento o irregularidad en las mamas. De igual manera te enseña cómo Podés hacerlo vos misma en casa y si te sentís algún bulto o pelotita extraña alrededor de los senos, no lo dudés… Acudí inmediatamente a la consulta ginecológica.

Hay que decirlo: La mayoría de chavalos no acuden a una consulta médica mientras no presentan o sienten algún dolor fuerte, casi nunca acuden a nivel de prevención.

Recordá que: los chavalos también tienen dudas alrededor de cómo funciona su cuerpo, es necesario que te informés y las aclarés; de esa manera podrás vivir una adolescencia más tranquila y saludable.

Debés acudir al médico si ya iniciaste tu vida sexual y si presentás problemas al mantener una erección por mucho tiempo, esto puede tratarse de disfunción eréctil.

Así mismo, debés asistir a la unidad de salud si presentás algún síntoma raro y sospechás que puede ser una Infección de Transmisión Sexual, ya que muchas de ellas no dan síntomas evidentes.

¡Tené cuidado! Debés estar pendiente de cualquier problema relacionado a la salud sexual y salud reproductiva.

Hábitos de higiene para evitar complicaciones en tu salud:

  • El aseo diario es fundamental, así como te cepillas los dientes, tus genitales necesitan estar limpios, como el resto del cuerpo.
  • Si tenés una infección en los genitales debés tratarte al igual como lo harías si te da amigdalitis o una fuerte fiebre, esto quiere decir que debés ir al médico y no auto medicarte en casa. Debés cumplir al pie de la letra con el tratamiento indicado.
  • Para los Chavalos: cuando te bañás debés llevar hacia atrás el prepucio o piel que recubre el glande o cabeza del pene y lavar con agua y jabón. Debés mantenerlo limpio y evitar acumulación de secreciones.
  • Para las chavalas: durante la menstruación es recomendable tomar duchas o baños regulares. Pero recordá que el exceso de limpieza vaginal puede ser contraproducente, ya que se destruye la flora vaginal aumentando los riesgos de infección.
  • Aunque los genitales tienen cierto olor característico, ¡Ojo! los olores fuertes pueden ser una señal de infección. En caso de cualquier secreción extraña se debe consultar al médico.