Preguntas frecuentes
Preguntas frecuentes

Preguntas Frecuentes

El clítoris es un órgano aparentemente diminuto que se encuentra en la vulva de la mujer, pero que es más grande de lo que se ve, ya que sobresale sólo una pequeña parte. Su única función es el placer sexual y por ello es capaz de producir muchas sensaciones agradables. Dado que se encuentra lleno de terminaciones nerviosas, es bastante sensible a los estímulos en esa zona.

Sin embargo, cada mujer puede tener sus propios gustos respecto a cómo disfruta los estímulos en esa zona, por lo cual no hay una única manera de estimulación y su pareja debe estar consciente de ello.

Más importante que el tamaño, es saber cómo conectarte con la otra persona para dar una adecuada estimulación y utilizar el pene para lograr un adecuado acople, tanto en los preliminares como en el acto sexual mismo. Tener un movimiento coital a un ritmo en unísono es funda- mental para lograr un goce o placer para ambos. Por eso, no es importante el tamaño del pene, sino cómo lo usas para sentir y entregar placer

El pene tiene 2 tamaños: en flacidez y otro en erección. A veces la diferencia entre un pene erecto y otro en estado de flacidez no es tan grande (puede tener un prepucio muy largo), o puede ser muy diferente; penes de apariencia pequeños adoptan mayor tamaño al estar erectos.

Después de la primera relación sexual vaginal penetrativa, lo que puede cambiar en la mujer es el himen, una membrana que cubre sólo en forma parcial la entrada de la vagina y que no es rígida. Algunas mujeres tienen un desgarro que genera un sangrado; sin embargo, para otras mujeres puede que el himen se haya roto previamente o que sea muy elástico, por lo que no se produzcan cambios.

Si bien no ocurren otros cambios físicos, puede haber variaciones en cómo se percibe el pro- pio cuerpo luego de la experiencia sexual. Por ejemplo, algunas mujeres pueden sentirse más conscientes de la estimulación o percepción de su vagina luego de la primera penetración vaginal. Después de cualquier actividad sexual por primera vez podemos sentir distinto nuestro cuerpo por haberlo experimentado de una forma diferente, pero eso no se traduce en cambios físicos concretos.

El líquido preseminal, también conocido como líquido preeyaculatorio, es una secreción transparente y viscosa que se elimina cuando el hombre está excitado sexualmente, previo a la eyaculación. Su función es facilitar la lubricación para la expulsión del semen y ayudar a la sobre- vivencia de los espermatozoides al neutralizar el pH, además de lubricar la zona a penetrar.

En su composición contiene variados químicos, pero también una proporción de espermatozoides, por lo que si estás teniendo una relación penetrativa sin condón, existe el riesgo de embarazo y/o de la transmisión de Infecciones de Transmisión Sexual.

El autoerotismo o masturbación es una manera más de vivir la sexualidad y de conocer tu cuerpo. Debemos recordar que la sexualidad comienza en cada uno y que es una decisión personal propia de compartirla con otro. Por lo tanto, el deseo o libido, impulsado a través de elementos hormonales, psicológicos y socio- culturales, estimulan a que algunas personas

disfruten y busquen el autoerotismo como una expresión más de su sexualidad. Así, estímulos sensoriales -como la vista, el tacto o el olfato-, o estímulos internos -como las fantasías sexuales en nuestra imaginación-, potencian el deseo y las ganas de iniciar una actividad sexual individual o compartida.

La autoestimulación o masturbación genera muchos beneficios, ya que cualquier actividad sexual, individual o compartida, libera una serie de sustancias cerebrales que generan bienestar general, bajan la ansiedad y el estrés.

Además, la autoestimulación te permite conocer tu cuerpo y tu respuesta sexual, aprendiendo cómo responde tu cuerpo a los distintos estímulos y así saber qué cosas te gustan y cuáles no. Esto facilita la actividad sexual compartida, ya que es mucho más fácil disfrutar con otro cuando sabes qué cosas te estimulan y generan placer, permitiendo que seas responsable de tu propio disfrute.

La eyaculación precoz es la falta de control sobre el reflejo eyaculatorio. Ésta ocurre con un estímulo mínimo y antes de lo deseado, ya sea antes o poco después de la penetración.

Nos referimos a eyaculación precoz en relación al coito y no a la masturbación. Sin embargo, como adolescente puede influir que la masturbación o las primeras relaciones sexuales suelan ser apuradas para que no te pillen, de modo que inconscientemente el cuerpo aprende a responder rápido y desde la ansiedad.

Quizás has escuchado que la mujer sangra al “perder la virginidad” debido a que se rompe una membrana dentro de la vagina llamada “himen”. Efectivamente esto podría suceder, pues el himen al distenderse para permitir la penetración se puede romper.

Sin embargo, a veces el himen se rompe durante la infancia por actividad física, movimientos bruscos o accidentes, de modo que no todas las mujeres vírgenes tienen su himen completo, y en este caso no siempre sangran.

Nuestra orientación sexual incluye atracción física, erótica y romántica. La atracción física sucederá cuando notes cambios en tu cuerpo frente a una persona, por ejemplo, si sientes más palpitaciones, si se te revuelve el estómago o si te sonrojas. La atracción erótica sucederá cuando notes pensamientos que te exciten, con otras personas. La atracción romántica sucederá cuando pienses en tu futuro e imagines qué tipo de persona puede estar en él, y una de las características que te imaginarás será el sexo de esta persona.

Hay personas que se ven atraídas físicas, erótica y románticamente tanto por mujeres como por hombres (bisexualidad), otras por personas de su mismo sexo (homosexualidad) y hay personas que se sienten atraídas por personas del otro sexo (heterosexualidad). Recuerda que existen muchas otras palabras que definen diferentes orientaciones sexuales. Lo importante es que sientas comodidad con esa palabra y que refleje lo que realmente sientes.

El condón es necesario para evitar cualquier tipo de ITS en las prácticas sexuales entre dos hombres. Sin embargo, el uso del condón es una decisión propia y compartida, en la cual hay que tener en cuenta tu historial de relaciones sexuales anteriores y también la historia de tu pareja sexual, para así evaluar si es que

pueden o no haber tenido riesgo de contagio. Si ambos recientemente se han hecho exámenes de ITS con resultados saludables, y además mantienen una relación única entre ustedes, existe mayor seguridad para decidir no utilizar preservativo sin exponerse a riesgos.